Simona Halep: tetas vs. deporte

Hablamos de tetas. Y de deportes. Y de curioso caso de la tenísta rumana Simona Halep que apareció en el último torneo de US Open con unas curvas visiblemente disminuidas. La deportista tuvo que tomar una dura (y para muchos de vosotros incomprensible) decisión – seguir teniendo esas curvas sobresalientes o conseguir ser alguien importante en el tenis. Simona optó por lo segundo y acertó: de estar al final de la tabla de clasificación la deportista de repente logró ascender hasta el puesto número 19. Aun le queda mucho hasta Serena Williams (que por cierto también presume de ser la mas tetona entre las deportistas de élite) pero Simona ha conseguido unos resultados que sería imposible de conseguir con las tetas que le venían de serie.

Probablemente las tetas son la principal causa por la que los logros de las mujeres en el deporte están aun bastante lejos de los logros masculinos. Y no solo por ser una handicap físico, sino también psicológico. Así Ronda Rousey, la peleadora estadounidense de artes marciales mixtas, después de salir en pelotas en la revista ESPNphoto se quejaba:

“Cuanto más grande el pecho – más grande es el espacio que queda entre tú y tu adversario. Yo podría hacer mi lucha mucho más efectiva si no hubiera este espacio.”

Además Rousey confesó que se abrumó cuando se le salió una teta en una lucha contra Liz Carmouche y en el momento que Rousey quiso aprovechar para arreglarlo, recibía una patada en el costado.

Por cuestión de tetas el golf femenino aun no se toma en serio y se considera solo un medio para buscar a nuevas modelos para las revistas masculinas. Pero aun más complicadas son las cosas en gimnasia. Gimnasia, tanto rítmica como artística, es una competición de niñas que aun no han llegado a la mayoría de edad (a menudo incluso son menores de los 16 años obligatorios). ¿Pero a qué precio se consiguen estos resultados? Los entrenadores les imponen una estricta dieta sin carbohidratos y les meten hormonas para retroceder el desarrollo natural del cuerpo. La escritora Joan Ryan en su libro “Little Girls in Pretty Boxes” ella cuenta como a las jóvenes deportistas las matan de hambre y de interminables horas de entrenamiento para que ellas continúen siendo niñas cuanto más tiempo posible. En cuanto les crecen las tetas, las gimnastas “se jubilan”.

Y a la vez la cuestión de tetas es una cuestión puntiaguda en el deporte en cuanto a la demostración de la condición sexual de la deportista. La falta de las tetas puso en peligro la carrera deportiva de la atleta Caster Semenya, cuya condición sexual sigue bajo sospecha incluso después del reconocimiento ordenado por el COI.

¿Existe alguna posibilidad para mujeres tetonas llegar a conseguir algo en el deporte? Por supuesto que sí. Las atletas tetonas pasan a la natación, las gimnastas pasan a la modalidad de anillos, por ejemplo. Ahí las tetas a lo mejor le van a segur molestando pero hay garantía de que no hay riesgo hacerse daño.

Y ante todo está el ejemplo de la mencionada anteriormente Serena Williams que a pesar de que ella considere sus curvas más un handicap que una ventaja, dice:

“Mirad a vuestro alrededor. No veréis a ninguna deportista que con tanto pecho como yo. Y no es nada fácil de jugar con esto delante.”

Serena Williams ya tiene ganados 17 títulos de Grand Slam – ninguna de las tenistas en activo puede presumir del mismo resultado.

Un comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>